22 abr. 2010

Amigos...? *oneshot*

Genero: Comedia/Romance/lemon
Rating: 18+
Personajes: Shim Changmin y personaje real


*DING DONG*

“Porque siempre me toca a mi esta clase de trabajos?” murmuraba mientras esperaba que la hermana de mi Hyung contestara la puerta. “ok, ella es mi amiga, pero se supone que es SU hermana, él es quien debería estar aquí, no yo.”

*DING DONG*

Volví a tocar el timbre, ella estaba en casa, podía escuchar la música a través de la puerta. “Yunhee abre la puerta, soy yo.” Le dije.

Me quede en silencio, escuchando detenidamente los sonidos de adentro. Nada.

Suspire y saque de mi bolsillo una copia de la llave de su departamento. Hyung me la había dado solo en caso de que ella no contestara la puerta. El estaba realmente preocupado por ella, pero aun así… Como es que estoy yo aquí en vez de él!?

Metí la llave y abrí la puerta lentamente. “Yunhee…?” le llamé asomando mi cabeza por la puerta.

La busque con la mirada y ahí la encontré.

Estaba entre sentada y acostada—echada en el sofá, con un montón de pañuelos desechables descartados alrededor, estaba en pijamas, y parecía que había estado todo el día en ellas. Tenía el cabello enmarañado hacia atrás en un intento de coleta, con los ojos y la nariz roja de tanto llorar. Pero lo más curioso, era que estaba cantando a todo pulmón junto al equipo de sonido.

“I’ll be waiting for you geu dael gidarilgeyo…” cantaba terriblemente desafinada y entre sollozos. “Deo isang apeun nunmul boiji aneulraeyo…” y pensar que ella era la hermana de U Know Yunho…

No es por sonar brusco ni nada, pero era como escuchar a un perro en agonía. “Yunhee…” le llame, terminando de entrar y cerrando la puerta.

Ella paro los sollozos al ver que yo estaba ahí. Se levanto y en menos de un segundo estaba abrazándome. “Duele… has que se detenga Teddy…” susurro en mi hombro. Yo le devolví el abrazo no muy seguro de si eso era lo correcto, si Yunho llegaba a aparecer en este mismo instante y nos veía así, Dong Bang Shin Ki iba a ser un grupo integrado por solo cuatro personas.

Le di unas palmeadas en la espalda. “Shh… Shh…” la verdad no sabía que decirle. No era realmente bueno en este tema. Su novio la había dejado por otra, el tipo o estaba loco, o estaba ciego, porque Yunhee era muy hermosa.
Y tenía un corazón de oro. Y me preguntaba cuánto tiempo más estaría en ese estado, ya había pasado más de un mes!

“Teddy Bear…” me llamó. No sé por qué extraña razón desde hace años ella empezó a llamarme Teddy Bear. Según ella, porque yo era `abrazable.´
Curioso, ella y yo jamás nos habíamos abrazado antes. Yunho me mataría!

“Si Yunhee?” le respondí. Aun seguía abrazándola.

“No me digas así… no me gusta…” dijo con el puchero mas adorable que le había visto.

“Ok. Addie. Así está mejor?”

Ella sonrió. Y asintió con la cabeza, abrazándome más aun.

“Te sientes mejor?” le pregunte.

Ella subió la mirada, encontrándose con la mía. Sus ojos estaban hinchados y rojos de tanto llorar, pero aun así se veía hermosa. Sentí una urgencia de besarla. “Si, gracias por venir Teddy. Siempre me subes los ánimos.” Dijo y volteo la mirada. Gracias Dios. Si me veía con esos ojos un segundo mas, no sé qué hubiera pasado.

“Que bien, nos tenias preocupados, no contestabas el teléfono. Tu hermano hasta me dio su copia de las llaves de tu apartamento, por si no abrías. Imagínate, así de preocupado estaba que hizo eso!” le dije juguetonamente.

Ella rió un poco. “Si, Yunho puede llegar a ser un poquito sobre protector.” Bromeó.

“Un poquito nada más!? Te puedo asegurar que si el entra por esa puerta en este mismo instante, va a hacer que quepa entre las barras de la ventana!
Sin duda me lanzara por ella, recuerda que es un 10mo piso. Él lo hará.” Dije entre serio y bromeando. A este punto dudaba de lo que Yunho era capaz, el podía ser realmente terrorífico cuando de su hermanita se trataba. El pobre diablo que la dejo por otra no salió liso del asunto… eso se los puedo asegurar.

Lance la mirada hacia donde ella estaba sentada hace un momento. “Addie… estabas tomando!?”

Ella me miro con unos ojos que me hizo recordar al gato con botas de shrek.
Maldito gato pensé. “Solo un poquito, no le digas a Yunnie…” respondió.

Suspire y la separe de mí. “Addie, porque te haces esto?”

“el dijo que yo no sabía beber…” dijo. “Y también dijo que yo no era sexy.” Me volvió a abrazar. Yo le acaricie el cabello, sin saber que responderle. Como le decía que yo la veía sexy sin que pensara que me gusta. Para serles sincero, ella siempre me gusto, desde el día que la conocí. Llevaba unas trenzas y lentes. Toda una nerd. Estaría en preparatoria para ese entonces. Me pareció tan tierna, y con el paso de los años se volvió increíblemente preciosa. Pero ella era la hermanita de mi Hyung y nos habíamos vuelto así como mejores amigos, no arriesgaría esa amistad.

“Vamos, necesitas una ducha.” Le dije llevándola hacia su habitación.

Ella entro al baño y yo me senté en su cama esperando que saliera.

“Teddy?” me llamo desde el baño varios minutos después de que entro.

“Si?”

“Tú piensas que soy fea?” me pregunto.

Fea!? Por Dios! Eres extremadamente hermosa! “A que viene la pregunta?” le dije.

“Es que…” dijo asomando la cabeza por la puerta. “Es que, el ha sido mi único… el único con el que yo… y…” balbuceaba. “No sé cómo ser sexy, me siento estúpida cuando intento serlo. Soy fea.”

Yo solo le di una mirada cínica.

“No me veas así Teddy! Ya verás q lo que me refiero.” Dijo saliendo del baño en toalla hacia su closet, lo abrió y saco unas ropas y se volvió a encerrar en el baño.

Yo fruncí el seño. “Que estará planeando?” murmuré para mí mismo.

Como a los 10 minutos abrió la puerta del baño por completo. Yo quede pasmado ante la vista.

Llevaba una camisa de tiras color rosa, con una minifalda blanca, mostrando sus hermosas piernas y sandalias de tacón alto. El cabello mojado y suelto, y maquillaje. Como podía decir que no era sexy!? Se veía muchísimo mejor que todas esas modelos y actrices de la televisión.

Me miro de forma seductora. Yo trague fuertemente mientras caminaba hacia mí, meneando las caderas, una pierna tras la otra. Que Dios y Yunho me perdonen, pero esta Addie era terriblemente sexy, no querrán saber lo que paso por mi mente en ese instante.

Se detuvo justo al frente de mí y acaricio mi mejilla con su mano. Yo baje la mirada. Que le paso a la Addie de hace unos minutos? “te parezco sexy?” me pregunto en un susurro.

Subí la vista. “Addie, creo que no—”

“Shh.” Me corto colocando uno de sus dedos en mi boca. “Solo responde lo que te pregunto.”

Asentí con la cabeza. Que estaba haciendo? Que me estaba haciendo ella!?

Lentamente se inclino hacia mí y me beso. Yo abrí los ojos en shock. Que es lo que hacia ella!? Peor aún, porque no me podía mover!? Yo solo me quedé ahí estático apretando fuertemente la sabana de la cama en mis manos.

Ella se sentó en mis piernas, haciendo que nuestras partes estuvieran peligrosamente cerca. Me abrazo por el cuello y me beso con más vigor. Todo lo que pude hacer fue devolverle el beso. Había perdido la cuenta de cuantas veces había imaginado como se sentiría besarla. Y de seguro, era mil veces mejor que mi imaginación.

Importándome poco que fuera la hermana de Yunho, lentamente fui subiendo su camisa hasta quitársela por completo. La mire a los ojos colocando mis manos a ambos lados de su rostro. “Estas segura…?” le pregunté.

“Por más extraño que te parezca, siempre quise como que…” se relamió los labios. “Siempre me pregunte como seria estar contigo, Changmin” Respondió

Al parecer en esto también pensábamos igual. Ella era como mi versión femenina, o yo su versión masculina, no lo sé. Y tampoco me iba a poner a pensar en eso en ese instante.

Eso fue más que suficiente para mí. Nos volvimos a besar y muy sutilmente me empujo hacia la cama, hasta quedar completamente acostado.

Sentía que el mundo me daba vueltas, sus besos eran como una droga, necesitaba más de ella. Quería más.

Como si leyera mis pensamientos, ella me quito la camisa y empezó a desabrochar mi pantalón. Wow! Siempre supe que cuando quería algo iba por ello, pero nunca pensé que fuera así de directa.

Sus besos fueron descendiendo hasta llegar a mi cuello, me tenía en tal estado que había olvidado por completo mi participación. Cayendo en eso, la tome de la cintura y en un solo movimiento rodamos, quedando yo arriba de ella.

Mis ojos divagaron por su cuerpo semi descubierto y no podía creer lo hermosa que se veía. Sus mejillas estaban ligeramente sonrojadas, sus ojos tenían un brillo peculiar, y sus labios rojos se curvaban en una sonrisa picara.

“Qué esperas?” me susurro y su cálido aliento choco contra mi piel, erizándome. “sabes que lo quieres, tanto como yo.”

Sonreí de lado, mordiendo mi labio inferior. Como podía decir que no era sexy? En ese momento lucia endemoniadamente sexy. Imposible de resistir.

Los siguientes cinco minutos creo que puedo describirlos con, ropas regadas en el suelo, besos apasionados y extremidades enredadas.

Me sentía increíble, era la primera vez que sentía esa clase de cosas con alguien. Lentamente fui entrando en ella e instantáneamente dejo escapar un pequeño gemido de su garganta que me hizo perder la poca cordura que aun me quedaba. El calor aumentaba, sé que es algo trillado, pero la verdad era esa, el calor se hacía presente conforme pasaban los minutos.

Sentí sus uñas en mi espalda y no creí ser capaz de sentir más placer. No me importaba el mundo, nada existía ni tenía importancia más que ella, y yo.
Bese su cuello y pude sentir el salado sabor del sudor, era exquisito. Ambos estábamos cubiertos por una capa de sudor, pero no nos podía importar menos.

Al rato pude sentir ese hormigueo que nacía desde mi parte baja, esparciéndose por todo mi cuerpo, así que aumente la velocidad de mis embestidas, sacando deleitantes sonidos de la garganta de Addie, mezclándolos con los míos propios.

Pude sentir que me apretaba con sus piernas contra su cuerpo, y a su espalda arqueándose. Apretó fuertemente mis hombros mientras me pedía “más rápido, Teddy… Ohh, Changmin…” al escuchar mi nombre salir de su boca en ese instante, fue como un choque eléctrico a mis sentidos. Mi cerebro estaba totalmente en blanco, no podía pensar en nada, solo sentir.

Aumente mi velocidad y sentía que explotaría en cualquier momento. Mi boca estaba seca y nuestras respiraciones aceleradas. “No te detengas… estoy a punto…” escuche que gimió y al cabo de un minuto la sentí estremecerse debajo de mí con un gemido final, y no paso mucho tiempo antes de que yo también alcanzara ese estado de éxtasis.

Con la vista completamente borrosa y en un estado de satisfacción post-orgásmica, me deje caer a su lado. Voltee a verla y no pude evitar sonreír. Tenía una sonrisa estúpida estirada en su rostro y su mirada lucia perdida, mirando algún punto en el techo de la habitación.

“Eso fue… Wow…” dijo entre respiros entrecortados, aun intentaba recuperar el aliento.

Me puse de lado y apoye mi cabeza en mi mano izquierda, mientras que con la otra acariciaba cariñosamente el vientre de ella. Subí la vista, encontrándome con la suya, y me sentí completamente perdido en esos ojos oscuros. “Te amo…” deje escapar de mi boca inconscientemente y note que su rostro cambio.

Para cuando me di cuenta de lo que había dicho, ya era muy tarde. Abrí por completo mis ojos, aterrorizado de lo que ella pudiera decir, de que ella me dijera que solo somos amigos, de que—

Me beso.

Ceso esos pensamientos incoherentes con un simple pero dulce roce de sus labios. “deja de pensar esas cosas, también te amo,” me susurro y me abrazó. “siempre lo he hecho, solo que no me había dado cuenta, Teddy.” Dijo para luego soltar un pequeño bostezo.

Suspire aliviado y le devolví el abrazo. Jamás en mi vida había sentido tanta dicha y felicidad como en ese momento. Pero olvidaba un pequeño detalle…

“OMG! Yunho me va a matar…!”

“Si supieras que fue su idea…” escuche que murmuro muy bajito antes de quedarse dormida.

(σ゜д゜)σ WTF!? ( ゚_゚ ) 〜

●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●◎●

… Y si… al final todo fue idea de ese par… esos… arg…

Yunho sabía perfectamente lo que yo sentía por su hermanita, y sabia que sería incapaz de hacerle daño, al contrario, cuidaría por completo de ella. Y Yunhee, bueno, se presto para todo porque se había dado cuenta de sus sentimientos. Así que esos pequeños demonios decidieron armar un teatro, solo para que yo cayera…

Y jamás podre estar más agradecido de haber caído, aun recuerdo ese día como si fuese ayer, un año ha pasado y aun me rio de todo.

“Disculpa Teddy, se me hizo tarde,” dijo Yunhee tomando asiento al frente de mi.

Llevaba ya más de media hora esperándola en el restaurant, hoy celebrábamos nuestro primer aniversario juntos, y le tenía una sorpresa, en sí, le tenía una pregunta. Una la cual perfectamente se que respondería con un “Acepto.”
_____

Dedicado a mi gemela!
xD!

No hay comentarios:

Publicar un comentario